Los Mayas siempre lo supieron...

No, en esta ocasión no se trata de predicciones de acabo de mundo ni calendarios en lenguas antiguas. Excepto que sí tiene que ver un poco con la etimología de una palabra que se debe, precisamente, a la cultura Maya.

Hablamos de chela, término que se ha adaptado por México y el mundo para referirse a nuestra querida cerveza.

Pero, ¿de dónde viene? Bueno, para esto consultamos a la lingüista peruana Martha Hildebrant, quien indica que el concepto chel se traduce como azul, pero que se resignificó como una expresión para referirse a las personas de piel y cabello claro, una vez ocurrida la colonización europea. 

Como todo fenómeno lingüístico, chel pasó a pronunciarse como chela, en específico para decir rubio.

De rubio a cerveza

Quizás resulte obvio, pero la relación es bastante directa. Reconociendo el color claro de la Pilsner, primera chelística en alcanzar la fama en México, se empezó a indicar a la cerveza como chela, situación que se ha expandido por la mayoría de América Latina. Si hay algo que nos une, más allá del lenguaje, es el amor por la chela. Salú!

Los Mayas siempre lo supieron...